. . .
que-es-iota

Todo lo que necesitas saber sobre Iota

Iota para dummies

¿Te has preguntado qué es Iota?, ¿y cómo funciona? En el siguiente video te explicamos desde cero todo lo que necesitas sabes sobre el protocolo Iota, un proyecto tecnológico que planea revolucionar el así llamado Internet de las Cosas:


Si prefieres leer:

Para hablar de Iota, debemos hablar primero del así llamado internet of things (IoT) o internet de las cosas:

Cada vez es más común que los objetos de nuestra vida cotidiana están interconectados. Por ejemplo, hoy en día es posible encender y apagar las luces de nuestro apartamento o poner nuestra canción favorita usando sistemas de control por voz.

Pero esto es solo el principio. En un futuro no muy distante los coches se conducirán solos, la nevera hará pedidos automáticamente cuando esté vacía y los drones posiblemente jueguen un papel importante en la distribución de envíos. 

El enorme ahorro de tiempo y mano de obra son factores importante que impulsan este tipo de tecnologías. Google, por ejemplo, ha hecho público que un porcentaje significativo de todas las búsquedas en dispositivos móviles ya se hacen a través de comandos de voz. A medida que la tecnología avance, más y más dispositivos estarán conectados al internet e interactúan entre sí. Por eso es que se habla de internet de las cosas.

Algunas personas han decidido ir un paso más allá para buscar soluciones que permitan operar a todos estos dispositivos de forma descentralizada sin necesidad de un servidor. Y el uso de tecnología blockchain pareciera ser una respuesta adecuada. Sin embargo el gran volumen de transacciones y la enorme cantidad de datos que deben ser transmitidos por segundo representan un verdadero problema para las plataformas blockchain actuales. Por solo mencionar un ejemplo, Ethereum únicamente es capaz de procesar unas 15 transacciones por segundo. Incluso con updates como Ethereum 2.0 esa cantidad solo llegaría a alcanzar algunas miles de transacciones por segundo. Pero para permitir que los millones de dispositivos que existen en el mundo puedan comunicar de forma eficiente se necesitan millones o incluso miles de miles de transacciones por segundo.

Así que tenemos un problema de escalabilidad. 

Pero además ejecutar transacciones actualmente es relativamente caro. Sería extremadamente ineficiente tener que pagar 50 centavos de dólar cada vez que tu despertador manda información al sistema de luces de tu casa, a tu cafetera o a tu tostadora. 

Por eso es necesaria una red que no solo permita ejecutar muchísimas transacciones por segundo, sino que además no tenga comisiones. 

La fundación IOTA se propuso dar respuesta a esos problemas. 


¿Qué es la fundación IOTA?

IOTA es una fundación con sede en Berlin, y fue la primera fundación alemana creada en torno a una criptodivisa.

IOTA se ha caracterizado por tener cooperaciones interesantes con grandes empresas como Bosch, Volkswagen, Jaguar Land Rover y muchas otras compañías. 

IOTA ha querido ofrecer una plataforma ideal para el internet de las cosas pero no usando tecnología blockchain, sino una tecnología alternativa llamada Grafo Acíclico Dirigido, (DAG) o también conocida como “tangle” (que traduce al castellano como “enredadera”). Se asemeja un poco a una blockchain porque el tangle es descentralizado. Pero mientras que la blockchain (por lo menos en los proyectos clásicos como bitcoin o ethereum) funciona de manera síncrona, ordenada y lenta (por motivos de seguridad), el tangle utiliza el algoritmo del “Paso Aleatorio de Montecarlo”, que entre otras cosas, permite hacer transacciones paralelas y sin comisiones.


¿Cómo funciona Iota?

Veamos brevemente su funcionamiento:

Supongamos que quieres comprar un café. Para que tu transacción se confirme, debes confirmar otras dos transacciones anteriores de la red. Es decir, tu dispositivo, digamos, tu telefono movil debe ejecutar el protocolo y comprobar si esas dos transacciones son válidas. 

Primero debes confirmar que hubo una transacción, y en segundo lugar debes verificarla inspeccionando si la personas tiene los fondos suficientes para llevar a cabo dicha transacción. Finalmente hay una protección contra spam, en la que semejante a la tecnologia blockchain debe resolverse un rompecabezas criptográfico para validar dicha transacción. Todo esto ocurre de forma automática, tu solo tienes que preocuparte de tener instalado el software necesario. 

Si aás adelante otra persona quiere pagar, digamos, por usar un parqueadero, el o ella debe primero confirmar otras dos transacciones. La siguiente persona hará lo mismo, y así sucesivamente formando una red semejante a una enredadera. Desde que más personas participen en la red y confirmen una transacción pasada, más segura será la enredadera y más válida cada transacción. 

Y aquí está lo revolucionario de IOTA, ya que a medida que crece la red y se hace más densa, está será cada vez más potente y rápida. Lo contrario ocurre con otros sistemas donde el aumento de usuarios y de transacción hacen que la red se sature y sea más lenta. En la enredadera o tangle las transacciones se procesan en paralelo y desde más transacciones hayan, más robusta es la red. 

Además, cada nodo no debe almacenar copias de todas las transacciones que han habido en el pasado como ocurre con bitcoin. Esto, por lo menos en teoría, haría posible que con un número de usuarios significativo la cantidad de operaciones posibles por segundo sea casi infinita. 

En el tangle no hay minería ya que no hay separación de roles. Los usuarios son quienes al mismo tiempo aprueban transacciones. Es decir que cada usuario participa en el proceso de búsqueda de consenso (lo que hace innecesario el cobro de transacciones). En la red iota no habría tarifas de transacción (o estas serían muy, pero muy bajas). 

Todas esas cualidades la convertirían en el sistema perfecto para realizar micro-transacciones. 

Ahora bien, esto es solo la teoría. IOTA no ha conseguido alcanzar el efecto red necesario para convertirse en una red segura. 

Es por eso que por lo menos por ahora todas las transacciones deben ser aprobadas por un nodo bajo el control de la Fundación Iota. Actualmente el consenso se obtiene a través de la referenciación de las transacciones emitidas por un nodo especial al que se le denomina Coordinador

El Coordinador publica periódicamente transacciones de valor cero que comprueban transacciones en la red tangle. A esas operaciones se les denomina milestones. Una transacción sólo es válida si se confirma directa o indistintamente con un milestone.

Así que, en esencia, el Coordinador hace de la red Iota una red centralizada.

El objetivo de IOTA, sin embargo, es eliminar en algún punto al coordinador. Ya en 2019 la fundación había anunciado que preveía una red iota podría funcionar sin la necesidad de un nodo coordinador. 

Este gran paso se llevaría a cabo en dos etapas llamadas Chrysalis y Coordicide, y aunque ya se han realizado las primeras pruebas aún no hay una fecha concreta (y podría tardar varios años).  


Aplicaciones y usos

Ahora bien, a pesar del enorme potencial de IOTA hasta el momento han habido pocas aplicaciones prácticas. 

Los amantes de IOTA suelen mencionar sus cooperaciones con empresas como Bosch, Volkswagen o Dell. Y aunque sin duda se trata de grandes jugadores, los proyectos que se han realizado en conjunto han sido relativamente pequeños. 

Sin embargo entre dos de las cooperaciones más interesantes tenemos una con el consorcio noruego Future Farm que tiene como objetivo desarrollar una infraestructura agropecuaria para hacer más transparente la producción e incrementar su eficiencia 

La idea es optimizar el uso de datos de todo el ciclo de producción para mejorar la cadena de producción y logística. Si este proyecto tiene éxito podría ser aplicable en otras industrias. 

Además IOTA es socio de la ciudad de Taipei en Taiwan desde 2018, con el objetivo de contribuir en la transformación de la ciudad en una ciudad inteligente futurista. Las pruebas iniciales incluyen la integración de Iota en dispositivos de control de la contaminación atmosférica, pero se espera que más aplicaciones puedan darse en el futuro.

Los amantes de IOTA sueñan con una ciudad totalmente automatizada funcionando gracias al tangle, los haters de IOTA no ven nada más que humo.


¿Qué es Miota?

que-es-miota

Hablemos ahora de la moneda de IOTA (que lleva el mismo nombre).. Al igual que muchos de los proyectos blockchain, IOTA, a pesar de usar una tecnología fundamentalmente diferente, también tiene un token nativo. Dichos tokens tienen la finalidad de ser usados como moneda dentro del ecosistema IOTA haciendo posible las micro-transacciones entre objetos. 

La oferta inicial de Iota tuvo lugar en 2015, y consiguió recaudar poco más de medio millón de dólares. Una cantidad relativamente baja pero en 2015 las ICOs aún no eran tan comunes. 

Algo muy interesante de mencionar es que hay una cantidad máxima de Iota, es decir, que no se pueden generar o minar más tokens de los quise ya existen. Dicha cantidad equivale a más de 2 mil billones de Iota (2.779.530.283.000.000), que fue puesta en circulación con la primera transacción conocida como transacción genesis. 

Y aquí debemos mencionar un punto positivo, no solo hay una oferta limitada, sino que durante la venta inicial los fundadores y desarrolladores no decidieron quedarse con enormes cantidades de la moneda (como ha ocurrido en otros proyectos). Todo el Iota en circulación fue ofrecido de forma transparente y justa. La comunidad, como forma de dar las gracias, ha donado aproximadamente un 5% de la oferta total a la fundación IOTA para asegurar su desarrollo.

Hoy en día es posible comprar IOTA en casi cualquier exchange de criptomonedas, y su capitalización de mercado es de unos 3700 millones de dólares, lo que la convierte en una de las 25 criptodivisas más importantes.


Miota = 1,000,000 Iotas

Ahora bien, a la hora de “comprar IOTA” te encontrarás en la gran mayoría de las veces con el símbolo MIOTA (M-IOTA). Pero, ¿por qué?

Pues bien, 2 mil billones de tokens es una cantidad enorme. Por eso suele comercializarse IOTA en diferentes unidades. Veámolo en detalle:

La unidad de cuenta más pequeña en IOTA es un Iota. Los nombres de las unidades más grandes son creados utilizando como referencia los prefijos del sistema métrico:

Iota= 1 Iota= 1i= 1i
KiloIota= 1 Kiota= 1Ki= 1,000i
MegaIota= 1 Miota= 1Mi= 1,000,000i
GigaIota= 1 Giota= 1Gi= 1,000,000,000i
TeraIota= 1 Tiota= 1Ti= 1,000,000,000,000
iPetaIota= 1 Piota= 1Pi= 1,000,000,000,000,000i

Un millón de Iotas forman un MegaIota o M-iota (Mi), y esta unidad es la utilizada para la compra-venta en las casas de cambio. 

O en otras palabras, al comprar M-Iota estas adquiriendo un millones de iotas.


¿Vale la pena invertir en IOTA?

Como siempre donde hay incertidumbre, no hay una respuesta perfecta. 

Así que para facilitar tu decisión he decidido enlistar algunas de las ventajas y desventajas. Ten en cuenta que este video únicamente tiene fines didácticos y no representa en ninguna forma una recomendación de compra.


Veamos primero sus ventajas: 

como ya se ha mencionado, por lo menos en teoría, IOTA es infinitamente escalable. como cada nueva transacción obliga al remitente a confirmar otras dos transacciones, desde más usuarios haya, más robusta y rápida será la red. Esta es una característica única, ya que a diferencia de otros protocolos su crecimiento es exponencial. 

Otra ventaja es sin duda que el costo de validar transacciones es muy bajo o incluso nulo, ya que cada usuario es un validador. La validación no está desacoplada del uso como ocurre con la prueba de trabajo o la prueba de participación.

Otro punto a favor es que IOTA no necesita de internet para funcionar, ya que puede transmitir información gracias a sistemas como bluetooth pero también otro tipo de sensores.


Desde luego también hay desventajas:

Como ya lo mencione una de las mayores críticas es que hasta el momento no hay muchas aplicaciones prácticas. Si bien en teoría el internet de las cosas podría cambiar nuestras vidas por completo, por el momento IOTA únicamente se ha visto envuelta en proyectos menores.  

 Otra crítica, sin duda, es su centralización. Si bien la idea es que esto cambie en el futuro, aún es muy difícil saber cuándo será posible eliminar al coordinador del tangle. 

Finalmente y en mi opinión la crítica más grande a IOTA han sido todos los problemas de seguridad que ha experimentado en el pasado. IOTA ha sufrido varios ataques de hackers que han conseguido robar varios millones de dólares.  

El más reciente se registró en noviembre de 2019 donde se aprovechó una vulnerabilidad en un servicio de pago de terceros integrado con el monedero móvil y de escritorio gestionado por la Fundación IOTA lo que obligó a que se cerrara el coordinador y a que toda la plataforma estuviera cerrada por casi un mes. 


Conclusión

Mi conclusión y mi consejo es que antes de empezar a comprar, te informes muy bien de todos los puntos a favor y encontra. Y sobre todo, nunca inviertas dinero que no te pertenece o que necesitas con urgencia en el futuro.
Recuerda que si bien las criptomonedas tienen un gran potencial, también representan un gran riesgo.

Eso ha sido todo por hoy, espero que este video te haya gustado

Un abrazo y hasta la próxima.


“Iota para dummies” por James Arias Fajardo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *